ortodoncia-biomecanica-bracket-aparatologia-formacion-18

Alineación y nivelación con arco recto. Biomecánica básica: Arcos

Los arcos son el motor para el movimiento dentario y depende de ellos gran parte de los resultados obtenidos tras diseñar un plan de tratamiento. Los arcos tienen como finalidad transmitir al diente la información contenida en el bracket construido según una prescripción determinada y con ello «ubicar» el diente en una posición en los 3 planos del espacio.

La secuencia de arcos redondos, que utilizamos en todos los pacientes, para la fase de alineación y nivelación,  indepedientemente del grado de maloclusión que tengamos en un principio, es el siguiente:

– .014 NiTi
– .016 NiTi
-.016, 4 asas T, acero
-.018, 4 asas T, acero
-.020, 4 asas T, acero

Figura 8.- Compensación oclusal continua

Figura 8.- Compensación oclusal continua

Figura 9.- Compensación oclusal sectorial

Figura 9.- Compensación oclusal sectorial

Figura 10.- Puntos de aplicación de la compensación oclusal sectorial

Figura 10.- Puntos de aplicación de la compensación oclusal sectorial

Este protocolo de aplicación de arcos permite graduar la fuerza que aplicamos, disminuyendo la holgura del arco en el surco del bracket y permitiendo, al utilizar lo antes posible arcos de acero, la incorporación de dobleces en los arcos que compensen el efecto extrusivo y la tendencia a la inclinación de los molares en esta fase. El mayor problema de la utilización de arcos superelásticos durante toda la primera fase de tratamiento estriba en el control vertical en pacientes dólicofaciales o braquifaciales. Ésa es la razón de utilizar arcos con zonas de alambre independiente para incisivos, caninos y premolares, realizando unos resortes en forma de T, por delante y detrás del canino. Los dobleces de compensación de la extrusión los aplicamos en la proyección de los puntos de contacto y en el caso de que existan resortes en el ángulo distal, si son anteriores y en el ángulo mesial si son posteriores.  El empleo de arcos precompensados, con curva oclusal conformada durante la fabricación, únicamente lo empleamos de .012 y .014 acero, en pacientes con intensa sobremordida. Los arcos de NiTi precompensados, especialmente los redondos, tienen tendencia a provocar una inclinación lingual de los molares inferiores. (Fig. 8, 9, 10).

 

La utilización de asas T tiene como finalidad actuar de rompefuerzas y controlar independientemente los sectores posteriores, el sector anterior y el canino. Proviene de las teorías de control segmentario pero utiliza arcos continuos preformados. A pesar de llevar practicando durante muchos años «arco recto» nos parece un término que no define la base de la técnica que en realidad debería de denominarse «técnica preajustada». En la actualidad, ningún clínico sostiene que es posible tratar todos los pacientes sin dobleces y sin ningún tipo de resorte6.

Los autores que más han escrito sobre técnicas segmentarias son Burstone y Ricketts. Burstone propuso la técnica de arcos segmentarios que es un procedimiento ortodóntico que usa fuerzas relativamente ligeras y constantes que permite el control de las unidades de anclaje durante el movimiento dentario, el tratamiento con técnica segmentaria difiere del tratamiento con arcos continuos en que los arcos utilizados son tramos aislados de alambre que no tienen una continuidad en toda la arcada, y trata la maloclusión por segmentos dentarios independientemente. El arco está cortado en tres segmentos, dos posteriores y uno anterior7. Ricketts también diseñó los arcos seccionales, especialmente el arco utilitario, que  utilizan el efecto trampolín8,9 para controlar el sector anterior aisladamente, pero que al igual que las asas en T utilizan la gran longitud el arco para dar más flexibilidad al alambre y transmitir así fuerzas suaves y fisiológicas10 y controlar los incisivos desde los molares y no desde los caninos contiguos11.

Los resortes a mesial y distal del canino que se emplean en la técnica de arco recto son de 3 tipos: asas en T  (abiertas o cerradas), asas en ojo de cerradura y ganchos soldados. (Fig. 11 y 12).  Los arcos gemelares al dejar una distancia interbracket reducida únicamente permiten usar asas cerradas o ganchos cerrados. Nosotros preferimos las asas en T abiertas para incorporar también flexibilidad al arco en sentido horizontal12. Las asas T se caracterizan por estar equilibradas en los 3 planos del espacio por lo que pueden controlar la posición del canino en estos 3 planos y dan un buen control zonal ya que el gran consumo de alambre para la conformación de las asas rompe la rigidez del arco de acero y no da un apoyo directo sobre los dientes contiguos sino que se reparte la fuerza en toda la arcada, ya que la longitud influye de forma exponencial disminuyendo la fuerza, y lo hace en relación la tercera potencia, por lo que al duplicar la longitud de alambre la fuerza disminuye 8 veces. (Fig. 13)

Fig. 11.- Asas T con bracket sencillo.

Fig. 11.- Asas T con bracket sencillo.

Fig. 12.- Deflexión asas T

Fig. 12.- Deflexión asas T

Fig. 13.- Asas «Bull» con prescripción de Roth y hooks.

Fig. 13.- Asas «Bull» con prescripción de Roth y hooks.

 

 

 

 

 

 

 

 

Las asas «bull» ejercen las mismas funciones que las asas T pero tienen más limitada su utilidad ya que al ser cerradas sólo tienen elasticidad para la mecánica de cierre, por lo contrario la asa T puede actuar en mecánica de retrusión y protrusión.

Las asas T además de tener esta utilidad mecánica son un componente muy importante en nuestra técnica para dar soporte a dispositivos auxiliares, tales como módulos, hilo elástico, elásticos intermaxilares, etc. Es el mecanismo de elección para la corrección de las rotaciones caninas ya que generan un par de fuerzas para conseguir el giro y se apoya en la zona incisiva y premolar distribuyendo la presión sobre un grupo de dientes, a diferencia de un arco superelástico que apoya en los dientes contiguos. Las asas T permiten tener un gran control del tip de los caninos13 cuando se aplica una mecánica de distalación  corrigiendo progresivamente los efectos secundarios de inclinación distal del eje canino al aplicar una fuerza desplazada oclusalmente al centro de resistencia.

Artículo escrito por:

Dr. A. Cervera Sabater
Dra. M. Simón Pardell

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *